Se ha colado durante la actuación de Daniel Diges en el Festival de Eurovisión de Oslo 2010, donde se mezcló con el cuerpo de baile ataviado con una camiseta con su nombre y tocado con una barretina.

Se ha tenido que repetir la canción al final de la gala.