El Gobierno de España ha sacado a la luz los sueldos de nuestros controladores justo cuando los vuelos se están haciendo doblemente incómodos por la propia saturación de las fiestas navideñas y por las condiciones adversas de la meteorología.

No sólo están muy bien pagados sino que gozan de un estatus laboral más que privilegiado: cobran las horas extra al triple y recurren a huelgas encubiertas como forma de presión para prolongar y aún aumentar sus privilegios. No necesitan hacer huelga alguna. Se ausentan de sus puestos (de golpe, una quinta parte del total se pone enfermo el mismo día) y provocan retrasos insalvables como exhibición de su fuerza.

Un sueldo medio de un controlador aéreo en España ronda los 350.000 euros anuales, pero hay un grupo todavía más selecto de 200 controladores que cobran más de 600.000 euros al año. Datos que el ministro de Fomento ha arrojado a los perros (quiero decir, los diarios) para volver la opinión pública en contra de un colectivo que parece blindado.

Mientras han ido bajando los sueldos mileuristas, han ido subiendo y subiendo los sueldos de algunos colectivos.

Leer más