Entre los miles de extranjeros que visitan los San Fermines, el salto del guiri se ha convertido en una tradición.

El salto consiste en trepar por la fuente de Navarrería (unos cinco metros y medio de altura) para después precipitarse sobre una multitud enfebrecida y, sobre todo, embriagada, ya que ahí el alcohol es lo que sobra.