En las imágenes se han borrado digitalmente los objetos de los que se hace uso en ellas. El resultado es curioso.