La madrugada del sábado al domingo, día 30 de marzo, comienza la hora de verano y los relojes deberán adelantarse una hora, de modo que a las 02.00 serán las 03.00

  • A las 02.00 serán las 03.00 en todos los países de la Unión Europea
  • Se estima que podrían ahorrarse hasta 300 millones de euros en España

La medida, según se aplica en cumplimiento de la Directiva Comunitaria que rige el cambio de hora y que afecta a todos los países miembros de la Unión Europea.

El cambio de hora comenzó a generalizarse a partir de 1974, tras la primera crisis del petróleo, cuando algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar la luz del Sol y gastar menos electricidad. Se aplica como directiva desde 1981.

Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entidad pública empresarial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el potencial de ahorro en iluminación en nuestro país por el cambio de hora puede llegar a representar un 5% del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros.

De esa cantidad, 90 millones corresponderían al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de seis euros por hogar, mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del terciario y en la industria