"Si la genética estuviera de mi lado no suplicaría a extraños para conseguir dinero". Así justifica Sheri Anderson una petición directa, como reza el título de la web abierta para ello: Buy me boobs (cómprame unas tetas), a través de la que cualquiera puede ofrecer donativos para que la joven cumpla su sueño.

Vía/20minutos.es