"The Times" informa de que el Servicio de Ciencia Forense de Birmingham (centro inglés), que ha llevado a cabo análisis de ADN a petición de la Policía lusa, ha descubierto, a través del hallazgo de pelo de Madeleine McCann, que la menor era sedada regularmente , lo que hace pensar que pudiera morir por una sobredosis de somníferos.

Esperamos que este caso se resuelva pronto, y si hay un culpable, que pague por ello.