A este diseñador se le fue la mano con el Photoshop y la pobre modelo brasileña se quedó sin ombligo. Parece ser que nadie se dio cuenta y la revista Playboy, en la que salía esta chica, vendió 605.000 copias ese mes.
Tanto abusar del Photoshop retocando todas las modelos que salen en las revistas y luego pasa lo que pasa… a uno se le olvida colocarle el ombligo

Vía/davinxi