Con la magia de photoshop, ahora podemos transformar cualquier fotografía en un verdadero dibujo al carboncillo con estos sencillos pasos. Los valores en las herramientas y filtros son libres y propios de cada artista.